La construcción del machista

Resultado de imagen de crecimiento niños

Esta es la historia de Pablito, un niño como cualquier otro. Normalmente es bueno, pero a veces es un poco travieso, como todos los demás…

A los cinco años, Pablito y sus amigos tuvieron una gran idea: levantarles las faldas a las niñas del colegio, solo para ver qué pasaba , por curiosidad. Y también por molestarlas un poco, claro… Fue muy divertido ver a las niñas enfadarse y correr a colocarse las faldas para que nadie viese nada, así que decidieron seguir haciéndolo. A las faldas les siguieron tirones de las coletas y pellizcos, pero claro, como un juego… para ellos, no para ellas.

Las niñas, por su parte, no tardaron en cansarse y acudir a quejarse a las maestras y a sus madres y padres. Para su decepción, las respuestas que recibieron variaban entre “no pasa nada, es un juego”, “no tiene importancia, los niños son así”, “solo son curiosos” y “no te preocupes, eso es que les gustas”. Todas ellas acompañadas, eso sí, de una sonora carcajada condescendiente.

Y así fue como Pablito y sus amigos, un grupo de niños como todos los demás, se libraron a los cinco años de recibir un castigo por molestar a sus compañeras.

A los quince años, a Pablito ya no le gustaba que le llamasen Pablito, preferia Pablo, un nombre mucho más adulto y maduro. Porque Pablo ya no era ningún niño. Sin embargo, seguía teniendo la misma curiosidad que de niño, o eso decía la gente. Por eso él y sus amigos espiaban a las chicas, a veces les hacían fotos o intentaban tocarlas con más o menos disimulo.

Seguía sin pasar nada. Las quejas de ellas seguían siendo respondidas con “es que están en una edad…”. Poco a poco el mensaje les fue calando y ellas se quejaban cada vez menos.

A los veinticinco años, a Pablo empezó a gustarle una chica. Eran muy amigos, pero él quería más, y lo mejor es que ella parecía corresponderle: se reía de sus chistes, quedaban juntos para salir y se ayudaban mutuamente cuando era necesario. Al final, Pablo se decidió a pedirle salir, pero la respuesta que recibió fue negativa y no reaccionó bien. Insultó a la chica, la llamó de todo a sus espaldas y la culpó de engañarle y jugar con él.

Ella no tenía nada que hacer, excepto buscar el apoyo de sus amigas, que tampoco sabían bien cómo ayudarla. Se sentaban con la cabeza gacha y susurraban “es que los tíos nunca maduran…” Todas se habían resignado ya hacía mucho tiempo.

A los treinta y cinco años, Pablo estaba casado con una mujer a la que decía que adoraba. La quería tanto que controlaba cada paso que daba, cada prenda de ropa que se ponía. La quería tanto que a veces tenía que recordarle lo mucho que la quería gritándole, recordándole todas las cosas que hacía por ella y le preguntaba por qué ella no le quería tanto. Hacía todo por ella, por su bien, por su seguridad…

Ella no se sentía querida, solo tenía mucho miedo, pero nadie la creía porque Pablo parecía el mejor marido del mundo. “Con lo que te quiere…” No había nada raro en él, nada en su comportamiento hacía pensar que fuese un maltratador de esos que salen en las noticias, “esos están locos”

Resultado de imagen de piramide violencia machistaPuede que Pablo no exista, porque me lo he inventado para esta historia, pero es la suma de muchos comportamientos que muchas veces vemos muy cercanos. Para los hombres siempre hay una excusa que justifica un comportamiento machista, con lo que este crece y cada vez es más violento. Los maltratadores o los violadores no surgen de la nada, todos ellos han sido educados en un sistema que normaliza el machismo, pero este solo nos llama la atención cuando se manifiesta en sus formas más explícitas de violencia (el maltrato, la violación, el asesinato…) y es difícil establecer una conexión entre estas formas de violencia y otras más sutiles, aparentemente inocuas, como los chistes o la tan conocida friendzone.

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s